entreno

   

     Los responsables deportivos deben orientar a los padres sobre su rol en el deporte

     Valora a tu hijo siempre como persona antes que como deportista

     Tu hijo fallará y el error es una excelente oportunidad para aprender

 

 

El tiempo de lectura aproximado equivale a la duración de la siguiente canción… ¿comenzamos? dale al Play 

Ser padre es una tarea difícil. Si hablamos de ser padre de un hijo deportista, todo resulta aún más complicado. Los padres son personas de referencia para los hijos. De ellos siempre se espera que sean capaces de cuidarnos, enseñarnos, querernos, ayudarnos y hacernos disfrutar. Lo cierto es que nadie, por muy bien que quiera hacer las cosas, puede hacerlas siempre de la mejor manera si no cuenta con información suficiente.

En ocasiones se culpa a los padres de no tener una actitud que no es adecuada y se pretende que se queden al margen del deporte. Sin embargo, no existen quejas con que sean ellos quienes paguen las cuotas anuales, adquieran sus entradas los fines de semana y transporten a los niños a entrenamientos y competiciones.

valla_padres

En esas ocasiones habría que hacerse la siguiente pregunta ¿se ha facilitado a esos padres una información sobre cómo pueden ayudar a sus hijos? Nadie aprende a comportarse de manera adecuada sin conocer cómo puede conseguirlo. Por ello, los responsables deportivos deberían proporcionar información que ayude a los padres a entender su rol en este contexto. El objetivo debe ser crear un ambiente donde los niños sean los protagonistas.

¿Existe algún padre que no quiera lo mejor para su hijo, sea o no deportista? La verdad es que no. Sin embargo, determinados comportamientos pueden suponer una presión para los niños. Esto provocará que, poco a poco, disfruten menos con el deporte. Con la intención de evitar estas situaciones, estos son algunos consejos a tener en cuenta para potenciar tu rendimiento deportivo como padre:

  •  Acepta el papel del entrenador. Eres importante para tu hijo, pero el entrenador debe ser su referencia en el deporte. Los entrenadores buscan los mejor para los deportistas que tienen a su disposición. Piensa que el entrenador puede buscar objetivos diferentes a los que tú esperas, tanto en el entrenamiento como en la competición. Que tu hijo escuche órdenes diferentes hará que pierda la atención en el juego y sienta que debe elegir entre el entrenador o tú.
  • Asume los éxitos y errores de tu hijo. Ten en cuenta que tu hijo fallará, es algo necesario en su formación. El error es una herramienta educativa muy importante. Supone una oportunidad para aprender y mejorar. Piensa que tú también cometes errores con él que te hacen ser mejor padre cada día. Igualmente, no olvides que saber ganar es tan importante como saber perder. Tanto tu hijo como tú debéis tener los pies en la tierra en los momentos de éxito. Las victorias no son eternas y hay que estar preparado para ello. No olvides valorarlo siempre como persona antes que como deportista.
  • Implícate en su deporte en la medida justa. Tu hijo necesita su espacio para disfrutar del deporte. Si te implicas demasiado puedes hacer que se sienta presionado. Las preguntas y consejos constantes, hablar continuamente de sus actuaciones, no faltar a un solo minuto de sus entrenamientos, etc. le puede generar miedo a no alcanzar lo que “esperas” de él.

De la misma manera, no ignores su deporte. No olvides que es algo importante para él. Disfrutará más si entiendes que es algo relevante en su día a día y le muestras tu apoyo.

fútbol

  • Busca su independencia a la hora de tomar decisiones. El deporte es un medio excelente para que se habitúe a hacerlo. No existen dos situaciones idénticas. Deja que tu hijo analice la situación, valore posibles alternativas y decida la que cree como mejor opción. No olvides que si se equivoca será una oportunidad excelente para aprender.
  • Eres su modelo de conducta. Ten siempre un comportamiento adecuado, dentro y fuera de “la pista”. Sé coherente con los puntos anteriores. Tus charlas y explicaciones no servirán de nada si eso no se refleja en tu comportamiento. No olvides que una imagen vale más que mil palabras.

Los padres son una pieza más en el puzle deportivo. Cuando los padres están bien (in)formados el deporte multiplica sus beneficios. Aprovechemos esto y sumemos para formar a mejores personas. Quizás el día de mañana sean grandes deportistas eternamente agradecidos.

Contacto FeelIn

 

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.