efes / Pixabay

 

 

      Contar con muchos recursos no es suficiente. Hay que saber cómo y cuándo emplearlos

      Mejorar la confianza en uno mismo es una inversión a largo plazo

      Potenciar la confianza va más allá de animar al deportista

 

 

 

El tiempo de lectura aproximado equivale a la duración de la siguiente canción… ¿comenzamos? dale al Play

¿Crees que puedes conseguir todo lo que te propongas? La medida en que confíes en tus recursos tiene gran parte de la respuesta. En el post anterior se hablaba de la necesidad de potenciar la sensación de control en los deportistas. Ese control es algo que camina de la mano con la confianza en las capacidades propias.

En ocasiones se observa y se escucha a algunos deportistas decir “yo no puedo conseguir eso”, “no sé si seré capaz”, “nunca lo he hecho, es muy difícil para mí”, etc. en definitiva, inseguridad, dudas, sentimientos de inferioridad… frases que debemos conseguir escuchar cada vez menos en la medida en que eso que el deportista piensa o dice no sea realista. Cuando un deportista empieza su carrera cuenta con una mochila, enorme, pero vacía. La labor de los profesionales que se encuentran a su alrededor es aportarle recursos y herramientas que, progresivamente, puedan acompañarle guardados en su mochila.

 

Wokandapix / Pixabay

 

¿Una mochila llena de cosas o de herramientas?

Ofrecer al deportista diferentes recursos es importante. Sin embargo, no se trata simplemente de que su mochila vaya llena de muchas cosas. Todo lo que se aporta debe tener un sentido: es necesario explicar su utilidad, los contextos básicos en que puede ser utilizado y cuáles pueden ser sus consecuencias.

El objetivo no es únicamente contar con muchos recursos, sino saber cómo y cuándo emplearlos. Esta es la manera de poder afrontar las diferentes situaciones y dificultades y estar en situación de superarlas. Obviamente, esto es algo que debe aprenderse poco a poco. Pero no es sólo un proceso de enseñanza, también se debe dejar espacio para que el deportista pruebe, entrene, falle y tenga éxito. En definitiva, para que aprenda. Una vez que conozca el uso básico de cada herramienta está en su mano practicarla, entrenarla, aplicarla y probar y descubrir nuevos usos en situaciones diferentes.

 

hamperium / Pixabay

 

¿Qué implica confiar en uno mismo?

La confianza en la capacidad propia es algo más que animar constantemente y hacer creer al deportista que, si quiere, todo es posible. Implica cuestiones relacionadas con el entrenador pero, especialmente, con el propio deportista. Es necesario:

  • Conocer realmente el grado de dificultad de lo que se pretende conseguir. Es importante evitar pensar que todo está ganado o perdido antes de sentarse a analizar lo que quiere alcanzarse.
  • Valorar, de manera objetiva, las posibilidades reales de conseguir el objetivo marcado. Debe tratarse de evitar dejarse llevar por expectativas que no son reales o valoraciones externas por personas que no viven el día a día con el deportista. En estos casos, escuchar la valoración del entrenador es realmente importante.
  • Saber los recursos con que uno cuenta y elegir cuál es el más adecuado en cada una de las situaciones a las que se hace frente. Para esto, es fundamental conocer las limitaciones y puntos fuertes. Además, como ya se ha dicho, practicar, entrenar y probar todas las herramientas para conocer su utilidad a la perfección.
  • Confiar en que es posible enfrentarse a las dificultades que, seguro, surgirán durante el proceso. Además de manejar a la perfección las situaciones habituales de competición, es pensar en posibles dificultades y definir cómo podrían superarse.
  • Asumir los costes que implica. Alcanzar un objetivo requiere trabajo, esfuerzo y sacrificio. Cuando se aprende algo es imposible llevarlo a la práctica y que funciones a la perfección en la mayoría de ocasiones. Para ello hay que invertir muchas horas de práctica.

 

antfrank / Pixabay

 

En definitiva, potenciar la confianza de los deportistas en sí mismos es un trabajo diario, que implica trabajo por ambas partes: deportista y profesionales. Aunque requiere autocrítica, esfuerzo y dedicación, es una cuestión básica que debe trabajarse, en primer lugar, para permitir que el deportista progrese; por otra parte, para reducir la posibilidad de que los pensamientos de inferioridad o inseguridad lleven al abandono del deporte de manera anticipada; y para permitir que, lo aprendido en el deporte, le ayude a mejorar su rendimiento en otros ámbitos de su vida.

 

Firma FeelIn

 

 

 

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.