FeelIn

     

     Si tu hijo abandona el deporte las consecuencias no serán sólo para él

     Conocer las posibles consecuencias es importante antes de decidir

     Los padres son los mayores expertos en sus hijos

 

 

El tiempo de lectura aproximado equivale a la duración de la siguiente canción… ¿comenzamos? dale al Play

El final de curso va acercándose. Muchos niños deportistas no están sacando las notas que sus padres esperaban. El principio de curso es momento de confianza. Hay tiempo para que las cosas cambien. Sin embargo, a poco más de un trimestre para acabar el curso, algunos padres empiezan a valorar que su hijo deje de hacer deporte para mejorar sus notas. Sin duda, su intención es buena. Nadie duda de que los padres buscan lo mejor para el presente y futuro de sus hijos. Darles un toque de atención con la frase “si sigues suspendiendo, se acabará el patinaje, balonmano, ciclismo…busca, justamente, que mejoren su rendimiento en el colegio, al mismo tiempo que siguen disfrutando del deporte.

Los beneficios que el deporte tiene sobre nuestros hijos están más que demostrados. Además, en los últimos tiempos, los artículos que orientan a los padres hacia alternativas “ideales” que deberían tomar para evitar que sus hijos dediquen el tiempo de los entrenamientos a los estudios son infinitos.

FeelIn

Hay que tener claro que los padres sólo buscan el beneficio de sus hijos. Seguro que antes de tomar una decisión así, han dedicado mucho tiempo a valorarla. Es algo difícil, ya que no existe un “Manual de padres” y tampoco existe la decisión perfecta. Aun así, a veces parece que los profesionales tenemos la fórmula correcta. Nos creemos en posesión de la verdad y criticamos decisiones contrarias a nuestro “manual” cuando se habla de temas concretos. Lo siento, pero esa fórmula no existe.

Lo adecuado no es decirles que eso que hacen está “mal”, sino explicarles las posibles consecuencias que esa decisión puede tener para que ellos puedan valorar cómo actuar. Consecuencias no tanto sobre sus hijos, esas las tienen claras, consecuencias para quienes están a su alrededor. Porque, ¿qué ocurre si pensamos también en los demás? Nunca está de más ampliar la visión antes de decidir.

equipo1_feelin

Aunque… si mi hijo deja el deporte, ¿por qué va a afectar a otros?

Si tu hijo practica un deporte colectivo, es obvio que las consecuencias afectarán a más gente. Sin embargo, aun participando en un deporte individual, piensa que hay muchas personas implicadas en sus entrenamientos y competiciones. Las consecuencias dependen de cada circunstancia particular, pero es posible que pueda ocurrir lo siguiente:

  • Independientemente del nivel de tu hijo, el equipo perderá competitividad y alternativas. Un deportista menos reduce las posibilidades de cualquier equipo, las rotaciones y la intensidad entre compañeros, limitando el nivel del grupo.
  • Quizás el equipo no pueda disputar la siguiente competición o tenga que abandonarla por no contar con suficientes deportistas. En ocasiones, los equipos cuentan con el número justo de integrantes. Un compañero menos puede hacer que el resto de compañeros no tenga derecho a competir.
  • Sus compañeros tendrán menos oportunidades para relacionarse con él. Esto podría reducir las relaciones y el círculo de amigos de tu hijo, algo fundamental cuando aún es joven.

equipo2_feelin

¿Y si sólo entrena menos y sigue compitiendo?

Una medida que puede parecer más adecuada, también puede afectar al entorno deportivo de diferentes maneras:

  • Alterando los ejercicios planificados por el entrenador. Es frecuente escuchar a entrenadores lamentarse por cómo reorganizar los ejercicios cuando han invertido horas preparando los entrenamientos y algunos de sus deportistas no acuden al entrenamiento. Es cierto que es su pasión, pero les supone tiempo y esfuerzo.
  • Colocando al entrenador es una situación difícil. Hay que recordar que el entrenador debe decidir quiénes y durante cuánto tiempo compiten. El hecho de que uno de sus deportistas entrene menos que el resto de compañeros complica estas decisiones respecto a tu hijo. Además, es probable que entienda que ver la competición desde el banquillo o la grada es un castigo adicional.
  • Es esperable que tu hijo rinda a menos nivel que sus compañeros. Esto que resulta evidente, puede ser complicado que un niño lo entienda. Cuando ellos compiten buscan hacerlo lo mejor posible. Si no alcanza sus propias expectativas, al margen de perjudicar a sus compañeros, puede afectarle a su confianza en futuras competiciones (e incluso correr el riesgo de que se valore negativamente como persona, no sólo como deportista).

 

No hay mejor escenario que aquel en que se cuenta con información suficiente para valorar las posibles consecuencias de una decisión. Cada situación familiar es particular. Cada niño es diferente. Valora las consecuencias y decide, una vez más, lo que crees que será mejor para él. Recuerda que cuando se trata de tu hijo, tú eres el mayor experto.

 

Contacto FeelIn

 

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.